Ágora 2.0

Blog del alumnado de Filosofia de la Universidad de Zaragoza

Cerveza, Kant y el Bier-Bike…

Posted by Arman García (Administrador) en 24 julio 2009

La grave crisis por la que está pasando el sector de la automoción en Alemania ha empujado al gobierno de Angela Merkel a adoptar las siguientes medidas: 1. permitir conducir bajo efectos de alcohol 2.  incentivar la producción de coches de bajo consumo (léase a pedales) 3. incentivar el uso compartido de los mismos. Fruto de semejantes innovaciones es el fabuloso Bier-Bike cuyo modelo Cdx.16 podeis ver en la foto y bajo cuyas ruedas por poco acaba quien esto suscribe: bier-bike Por lo que me han contado los colegas de aqui, el invento se atribuye al mismísimo Immanuel Kant, gran aficionado a la cerveza. Por ello,  Y PARA QUE NO PAREZCA QUE EN ESTE BLOG NO HABLAMOS DE FILOSOFIA, reproduzco a continuacion la biografia del mismo (extraida de la i-nciclopedia):

Hasta su ingreso en la universidad, Kant fue un estudiante modelo, un chico formal y tímido. Su privilegiada inteligencia le permitía aprobar todo sin rascar bola, así que esta etapa de su vida, aunque aburrida, fue cómoda para Kant. Todo esto cambió al entrar en la universidad y conocer a una cuadrilla de juergistas empedernidos que además se proponían dominar el mundo. Como Kant seguía siendo muy listo, la cerveza no le mató muchas neuronas y pudo sacarse el doctorado estudiando entre resaca y resaca.

El problema era que tenía que dar clases y responder a todo tipo de preguntas raras de alumnos y admiradores, por lo que Kant concibió la idea de construirse un robot con un molinillo de café y un par de piezas viejas. El robot funcionaba tan bien, que los habitantes de Königsberg ponían en hora sus relojes al verlo pasar, y hasta daba el pego a sus alumnos en las clases. Como ya se ha dicho, Kant era un tío listo muy listo, pero es que además le encantaba poner de los nervios a sus colegas profesores dejándoles en evidencia (además la mayor parte de sus colegas le odiaban a muerte por que tenía vida social).

Tras diez años de pequeñas disputas constantes con todo tipo de filósofos racionalistas, Kant descubrió que también podía pelearse con el empirismo escéptico de David Hume, por lo que aceptó la invitación de éste para correrse una juerga de órdago en Inglaterra. Y ciertamente lo fue. Kant alcanzó esa noche un nivel de borrachera nunca antes alcanzado por ser vivo alguno, la borrachera definitiva, un nivel que quizás sólo haya sido igualado por Homi Bhabha con sus porros de hibridación posmoderna. El caso es que la merluza fue tal, que todas las percepciones de Kant quedaron permanentemente alteradas. En adelante, Kant sufriría todo tipo de visiones prescientes y gracias a sus super-poderes, podría conocer las cosas en sí, sin necesidad alguna de recurrir a los sentidos. Su ladrillo obra más conocida es la Crítica de la Razón Sobria (más conocida como la Critica de la Razón Pura de Alcohol) en la que Kant trata de comprender lo que le ocurre a su mente cuando no está borracho ni fumado. Sin embargo, el libro es mucho más que eso, es un instrumento que Kant creó para tratar de transmitir sus poderes a la posteridad. Si alguien se lee tres veces el libro (en alemán) sin dejar de beber cerveza, su cerebro alcanzará la borrachera definitiva y podrá, como Kant, categorizar a diestro y siniestro y sobre todo conocer las cosas en sí. Sin embargo, el precio del fracaso es terrible. Heidegger lo intentó, fracasó y como resultado de ello intentó invadir Polonia en solitario…

Tras la Critica de la Razón Sobria, Kant escribió otros libros a petición de sus admiradores, pero son cosillas sin importancia que escribía a ratos libres. En los últimos años de su vida, Kant escribió la Crítica de la Razón Borracha, donde explica las bases del conocimiento presciente. Sin embargo, esta magna obra, sin duda, su obra maestra y el único libro que se curró de verdad, nunca fue publicado, porque sólo puede ser entendido por juergistas tan empedernidos como él mismo. Desde entonces, copias del libro secreto han circulado por todas las cervecerías de Alemania, pero NADIE ha logrado jamás igualar su logro ni pasar del capítulo III del libro en cuestión.

Anuncios

Una respuesta to “Cerveza, Kant y el Bier-Bike…”

  1. Juan Ferrés (Administrador) said

    “…sólo haya sido igualado por Homi Bhabha con sus porros de hibridación posmoderna.”

    Sólo podía ser él jajaja

    Veo mucho potencial en este nuevo medio de transporte para sanar las siempre empobrecidas cuentas de TUZSA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: