Ágora 2.0

Blog del alumnado de Filosofia de la Universidad de Zaragoza

Conócete a tí mismo

Posted by forseti4y9 en 28 julio 2009

Según las clases que Foucault impartió en el Collège en 1982 (http://www.michel-foucault-archives.org/spip.php?article182) el famoso “conócete a tí mismo” (gnôthi seauton) no es sino una aplicación concreta de la regla general que predica el que cuides de tí mismo (epimeleia heautou; lo que los latinos denominaron cura sui). En la interpretación de Foucault, la regla general es que tienes que ocuparte de tí mismo, no olvidarte de tí, cuidarte. Es en el interior de ese marco donde aparece la regla del conócete a tí mismo. Pero desde Descartes el conócete a tí mismo desplaza al cuida de tí mismo: en el siglo XVII este cuidado de si mismo (epimeleia heautou) fue reemplazado por los preceptos cartesianos, que lo descalifican y privilegian al conócete a ti mismo (gnôthi seauton) .

Como dice Armando Barrañón:
El ciclo donde la verdad transmitida puede salvar al sujeto, una vez que el cuidado de sí mismo ha dado lugar a la transformación espiritual necesaria para acceder a la verdad, se desvanece en la edad moderna. Entonces se busca una razón auto-subsistente que produzca conocimientos y conduzca a la verdad, donde se tiene cuidado de examinar la preparación requerida (Foucault, 2001:19). Es la culminación de un largo proceso en el que se separa el principio de acceso a la verdad y la prácticas que inducen la transformación del sujeto por sí mismo, y que según Foucault tiene su antecedente en la teología que parte de Aristóteles y se perfecciona en la Escolástica.

El “Conócete a tí mismo” es una de las prescripciones délficas.

Foucault recuerda que según Roscher (1901), estas son recomendaciones rituales para el acto de consultar a Dios. Según Roscher:

La primera, mêdem agan, nada más, nada en exceso, sería un principio general de ética y medida en la conducta humana. Tú, que vienes a consultar el Oráculo, no plantees excesivas preguntas, plantea sólo las cuestiones útiles, necesarias.

La segunda, egguê, las prevenciones. No te comprometas cuando vienes a consultar a los Dioses en cosas que no podrás cumplir.

La tercera precisamente es el gnôthi seauton: cuando plantees cuestiones al oráculo, examina bien en tí mismo las cuestiones y no hagas demasiadas, pon atención en tí mismo a lo que necesitas conocer.

A continuación, Foucault analiza qué entiende Defradas (1954) de esos preceptos délficos: son imperativos generales de prudencia. El primero se refiere a no hacer demasiadas preguntas, no tener demasiadas esperanzas, no tener ningún exceso en la manera de actuar; el segundo, que los consultantes tengan cuidado con la generosidad excesiva; el tercero, que hay que recordar siempre que después de todo no somos más que mortales y que no somos Dios, por lo que no hay que ir presumiendo demasiado de la fuerza ni enfrentarse con los poderes de la divinidad.

Como diría Sócrates: ¡Vaya!. Querido amigo, eres ateniense, ciudadano de una ciudad que es la más grande, la más famosa que ninguna otra por su ciencia y poder, y no te sonrojas de cuidar (epimeleisthai) de tu fortuna, para aumentarla lo más posible, asi como de tu reputación y honores; pero en cuanto a la razón, en cuanto a la verdad y a tu alma, que se trataría de mejorar sin cesar, no te ocupas, ni siquiera te preocupas (epimele, phrontizeis).

Comentado a Foucault, Barrañón señala:
Desde su emergencia en el sigo V a.C., abarcando un periodo de más de mil años, el cuidado de sí mismo fue el tema central de las filosofías helenista, romana y de la espiritualidad cristiana. Impregna el ejercicio filosófico y el ascetismo, como precepto director (Foucault, 2001:13).

Para terminar decir que cuando en estas clases de 1982 Foucault analiza el cuidado de sí es para enmarcar el análisis de las relaciones entre sujeto y verdad, como forma más genérica de abordar los problemas que le interesan. En el curso anterior, señala, se centró en la cuestión de los comportamientos y placeres sexuales en la Antigüedad entendiendo que era en ese régimen de aphrodisia (y no en la moral cristiana, o peor dicho, judeo-cristiana) donde se encontraba la armadura fundamental de la moral sexual europea moderna.

El tal Barrañón lo puedes leer en: esta página de internet.

2 comentarios to “Conócete a tí mismo”

  1. Arman García (Administrador) said

    woye man, esas clases de foucault que linkeas ¿han sido traducidas al castellano?

    Por lo demás, no sé en que medida la separación cartesiana entre filosofia y espiritualidad que señala Foucault no ha resultado mortalmente aburrida… En la Modernidad, el acceso a la verdad se ha tornado tan exógeno (método, ciencia, esfuerzo…) que deja fuera la estructura interna del sujeto y por ende, su acceso a la salvación. Aunque si bien Foucault puntualiza que esta separación entre filosofia y espiritualidad no fue completa y tanto en spinoza (reforma del entendimiento) como en hegel (pensar la necesidad de la espiritualidad dentro del esquema cartesiano) se observan las dos formas, mas la capitulación parece ser tocha…

    PD: Arr, ¡qué ganas de empezar la asignatura de Filosofia Antigua!!! 😀
    PD2: será el calor pero el artículo de Barrañon es un f***** ladrillooooo xDDD

  2. Guille said

    FOUCAULT, M, La hermeneútica del sujeto, Curso del Collège de France (1982), Akal, Madrid, 2005.
    Está en la biblio de Relac. Laborales, primera estantería, al lado de Pc,s.
    Efectivamente, el Barrañón es un poco coñacete. Con perdón. Pero interesante. Por cierto, cuando lees Nueva España suena un poco facha, ¡qué cosas tiene la historia!.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: