Ágora 2.0

Blog del alumnado de Filosofia de la Universidad de Zaragoza

Heidegger y el hombre medida de Protágoras.

Posted by forseti4y9 en 25 marzo 2010

Hemos encontrado en Heidegger una referencia a la frase del hombre medida de Protágoras. En concreto, en Caminos de bosque.

Al hilo de su explicación de que la imagen del mundo sólo es posible en la Edad Moderna (ya que antes, en el mundo griego, el mundo no puede llegar a ser imagen, “no puede haber ninguna imagen del mundo” ). Según Heidegger, un diferencia entre el mundo griego y la Edad Moderna es que en el mundo griego el hombre es en tanto que percibe lo ente .

Es por eso que la Edad Moderna ha traído como consecuencia la liberación del hombre y por tanto el subjetivismo e individualismo .

Frente a ese hombre griego, el hombre de Platón en cambio puede hacerse con la imagen del mundo porque puede situar a lo ente mismo ante sí para ver qué ocurre con él y mantenerlo siempre ante sí en esa posición .

Esto es, según creemos entender a Heidegger, el hombre griego es el de Protágoras, frente al hombre de Platón, quien al hacer que la entidad de lo ente se determine como “eidos” (aspecto, visión), propicia que el mundo pueda convertirse en imagen .

Es con la Edad Moderna cuando se conquista el mundo como imagen, cuando la posición del hombre frente a lo ente en su totalidad se determina como visión del mundo .

En esto la importancia de Descartes es fundamental. Pero sin olvidar que “la posición metafísica fundamental de Descartes está soportada históricamente por la metafísica platónico-aristotélica y se mueve, a pesar del nuevo comienzo, dentro del mismo planteamiento: ¿qué es lo ente?” . Lo que hace Descartes es interpretar el hombre como subjectum.

Tal como entendemos el texto, reconoce Heidegger que la frase del hombre medida de Protágoras a primera vista parece emparentar con la visión moderna de Descartes, pero señala sin embargo que “la frase sofista de Protágoras no es ningún subjetivismo, desde el momento en que sólo Descartes podía llevar a cabo la inversión del pensamiento griego” .

En resumen, reconoce Heidegger que Platón y Aristóteles son el final del mundo griego, y preparan el concepto de la Edad Moderna, en cuanto al cambio decisivo que se da en la interpretación de lo ente y el hombre. Y esto sucede de tal forma que el pensamiento platónico y aristotélico ha pasado por el pensamiento griego por antonomasia, y todo el pensamiento preplatónico como una mera preparación para Platón .

En este sentido, vemos que este planteamiento de Heidegger concuerda con el del profesor Solana en cuanto que para estudiar a los griegos tenemos que deshacernos del paradigma platónico desde el que se viene contemplando la filosofía presocrática. “Los estudios sofísticos han sido, en general, guiados por el tópico, a mi juicio, insostenible, de interpretar una filosofía desde otra filosofía, en concreto, tomar el eje Sócrates-Platón-Aristóteles como la filosofía desde la que la sofística podía ser analizada o, según los casos, condenada” .

Volviendo a la frase del hombre medida, tal como la entiende Heidegger: “el hombre se da a sí mismo la medida que limita cada vez un ‘sí mismo’ con relación a esto y aquello. El hombre no dispone la medida a partir de un Yo aislado al que tiene que supeditarse todo ente en su ser. El hombre de la relación fundamental griega con lo ente y su desocultamiento es el μέτρον, (medida)” .

Esta interpretación está en concordancia con la idea heideggeriana de que la posición metafísica de Protágoras conserva la posición fundamental de Heráclito y Parménides, entendiendo el ser como presencia y la verdad como desocultamiento.

Lo que diferenciaría a Protágoras de Descartes es que en el primero el desocultamiento es limitado al caso, captando lo presente, donde el hombre es μέτρον, y que en el segundo el hombre pasa a ser sujeto, subjectum, en el marco de la objetivación y cálculo de aquello que es representable.

Para terminar, quisiera introducir algunos comentarios propios, seguramente “fantasiosos” por mi parte (lo cual no sería excesivamente preocupante si estamos de acuerdo con Heidegger en que “en el desocultamiento acontece la φαντασια, es decir, el llegar a aparecer de lo presente como tal para el hombre que está a su vez presente para lo que aparece. Sin embargo, como sujeto representador, el hombre fantasea, es decir, se mueve en la imaginatio, en la medida en que su capacidad de representación imagina lo ente como aquello objetivo dentro del mundo como imagen” ).

Cuando Deleuze comenta a Foucault, y señala que los griegos han descubierto la fuerza como algo que podía ser plegado, y que “el hombre no pliega las fuerzas que lo componen sin que el afuera no se pliegue a su vez, no abra un Sí mismo en el hombre. […] el pliegue del afuera constituye un si mismo, y el propio afuera un adentro coextensivo” , me recuerda a la concepción del hombre del mundo griego según la lectura metafísica que ha hecho Heidegger anteriormente, o la que quizá de manera atrevida he creído entender yo.

En este sentido, no es extraño que la última preocupación de Foucault, tras estudiar los temas del saber y de las relaciones de poder, fuera el de los procesos de subjetivación.

Cuando Heidegger echa mano del mundo griego para contrastarlo con la Edad Moderna cartesiana, me recuerda a Wittgenstein cuando entiende el hecho simple como una estructura, en tanto que es una relación entre objetos, al menos tal como lo explica Hadot , para quien la frase wittgesnteniana de que “sentir el mundo como un todo limitado es lo místico” quiere “describir la impresión de extrañeza (que puede llegar hasta el éxtasis) que experimentamos ante el Dasein (el hecho de que el mundo sea)” .

HEIDEGGER, M., “La época de la imagen del mundo”, en Caminos de bosque. Alianza Editorial. Madrid. 1995, p. 86.

PROTÁGORAS, Dissoi Logoi, Textos relativistas, Edición de José Solana, Akal, Madrid, 1996, p.11.

DELEUZE, G, Foucault, Paidós, Barcelona, 1987, p. 148.

HADOT, P., “Wittgenstein, filósofo del lenguaje (I)”, en Wittgenstein y los límites del lenguaje, Pre-textos, Valencia, 2007.

Una respuesta to “Heidegger y el hombre medida de Protágoras.”

  1. CARLOS DAVID LÓPEZ RICO said

    ME PARECE INTERESANTE EL ANÁLISIS Y LA RELACIÓN. Y AUNQUE EN ESTA OCASIÓN JUSTIFICADAMENTE NO ES PLATÓN, SEGUIMOS REMITIÉNDONOS A LOS ANTIGUOS GRIEGOS NO YA DESDE LAS INTERPRETACIONES DOMINANTES (PLATÓN-ARISTÓTELES), SINO DESDE NUEVOS DERROTEROS COMO BIEN LO COMENTE EL DR. SOLANA DUESSO

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: