Ágora 2.0

Blog del alumnado de Filosofia de la Universidad de Zaragoza

Archive for the ‘Feminismo’ Category

Presentaciones de Yin y Espectral

Posted by algomasquecierzo en 12 septiembre 2011

Presentación conjunta del libro antológico de mujeres poetas Yin y del nuevo libro de Ángel Guinda: Espectral. Los nombres de las y el autor hablan por sí solos. Ahora bien, si acudes, puedes dejar un comentario aquí contándolo.

Anuncios

Posted in Feminismo, Literatura, Poesía | Leave a Comment »

Modelo masculino, modelo femenino, modelo de pareja…

Posted by forseti4y9 en 19 septiembre 2010

En el sur del Pacífico viven tres pueblos interesantes: los Arapesh cultivan el afecto, la amabilidad, entre todos sus hijos; los Mundugumor educan a chicos y chicas para ser competitivos, agresivos, independientes. En el pueblo de al lado, los Tchambuli distinguen sus comportamientos en función del sexo: las mujeres aportan a la tribu qué comer mientras que los hombres se maquillan y se ocupan de los objetos sagrados.
Según Margaret Mead, etnóloga.

Posted in Feminismo | Leave a Comment »

Género e intersexualidad

Posted by Arman García (Administrador) en 27 mayo 2010

Linkeo las partes principales (30 min.) del magnífico documental “Is it a boy or a girl“ de Phyllis Ward que vimos en el seminario de la asignatura Filosofía del Cuerpo en la peculiar versión de DocumentosTV.

Podeis hallar una descripción del mismo (y adquirirlo) en la página de la ISNA: http://www.isna.org/videos/boy_or_girl

Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=XEir4IWHYrY

Parte 2 : http://www.youtube.com/watch?v=aVaMKMqcL6o]

Parte 3: http://www.youtube.com/watch?v=jHQJmPbHSdM]

Posted in Queer | 2 Comments »

Visión general sobre feminismo

Posted by forseti4y9 en 9 abril 2010

A continuación pongo un resumen de una conferencia que dió Amelia Valcárcel, donde se dió una visión general sobre feminismo que creo que puede ayudar a la peña no iniciada a iniciarse en el tema.

CURSO VOCES Y ESPACIOS FEMENINOS. Feminismos. Retos para el siglo XXI. 25 de febrero de 2009. El sentido de la libertad
Amelia Valcárcel

La conferencia se dedica a analizar las agendas pendientes del feminismo en el siglo XXI, a partir de la cronología verosímil del feminismo a lo largo de la historia que ha analizado en su último libro publicado este mismo año.

El hacer una cronología histórica nos puede ayudar mucho. Fue con Nietzsche con quien apareció la novedad intelectual más importante de nuestra humanidad: la aparición del sentido histórico. Nos contemplamos como históricos; somos gente que desarrolla en el tiempo hablas y prácticas morales, políticas… Debemos ver la explicación histórica de lo hecho en el feminismo para ver lo que estamos haciendo (en cambio en otros ámbitos, como en la química por ejemplo, basta con explicaciones diacrónicas). El feminismo se enmarca en una tradición de pensamiento.

Los textos feministas se empiezan a producir con la modernidad. En la baja Edad Media, según la ponente (y reconoce que esto podría dar lugar a un debate con las historiadoras que se ocupan de estos temas), realmente no hay literatura feminista, si bien hay textos en los que se debate sobre las características del hombre y de la mujer y se defiende a las mujeres, como es el caso de Cristina de Pizán. No hay literatura feminista porque la defensa de las mujeres es dentro de un orden de desigualdad aceptada (como sería el caso del feudalismo): la idea de igualdad no tiene posibilidad de articular discurso. Son sociedades desiguales (lo que Montesquieu denomina monarquías) que están contra el abuso pero no contra el uso. No está bien despreciar a las mujeres, pero los hombres están por encima de ellas. Realmente no hay un discurso político, sino sólo un discurso de buenas formas.

En cambio con la modernidad se rompe el discurso estamental y se deja sin argumentos la desigualdad. Locke rompe el icono piramidal, la jerarquía. La sociedad es una agregación de voluntades individuales, un contrato. Es la idea de contrato de Hobbes, Locke y Rousseau.

La sociedad cristiana estamental explica la sumisión de la mujer. La mujer se lo merece. Es una maldición del mismo Dios. Recordemos el mito del origen: el paraíso original. Por cierto, este conjunto de representaciones mentales para con las hijas de Eva se ha mantenido en España hasta el siglo XX (no se había avanzado más allá del siglo XIII, de Santo Tomás de Aquino).

Probablemente incluso el mito del origen provenga de fuentes babilonias y persas. En el mito del origen, recordémoslo, el Jardín del Edén estaba entre cuatro ríos. En el Edén había dos árboles, el de la sabiduría y el de la vida. La serpiente tienta a Eva y esta luego le da la manzana también a Adán, que cuando se encuentra a Dios paseando por el jardín se da cuenta de que está desnudo, y esto lo sabe porque ha comido de la manzana. Y Dios les echa del paraíso para que no coman del árbol de la vida que hace inmortal; a el hombre le dice que trabajará con el sudor de su frente, a la mujer le dice que parirá con dolor y su marido la dominará.

Cuando en el siglo XVII cae el pensamiento religioso, se hace una interpretación hermenéutica de la religión.

Al caer el pensamiento religioso, unido a que la sociedad es de seres libres e iguales, ¿cómo articularlo para que siga la sumisión?. Aristóteles servía para ello; se invoca a Aristóteles en lugar del texto bíblico. Así, una mujer es un varón no conseguido, frustrado, según se dice en los siglos XVII y XVIII.

Es decir, cuando cambia el paradigma, se repite esta explicación aristotélica. Las mujeres son inferiores física, biológica, moralmente… Políticamente son irrelevantes. No son ciudadanas, pues existen en un orden prepolítico, natural, mientras que el hombre pertenece al orden de la cultura.

Las mujeres, en esta visión, serían intransitivas. El hombre en cambio trasciende. La mujer simplemente es inmanencia, reproduce el ser.

El mismo sistema reproduce esta visión, por ejemplo con el psicoanálisis, que sigue contando lo mismo.

Este discurso es necesario porque algunos disientes, porque hay una práctica discordante.

Esto es, como la Modernidad predica la igualdad, la libertad, para que no se apunten las mujeres, se hace esa reproducción del discurso.

La fecha de nacimiento de la Modernidad en Europa la podemos fijar en 1648, con la paz de Westfalia, cuando acaban las guerras de religión. Hay un nuevo orden de pensamiento; cambian las artes, hay un progreso con la nueva ciencia.

En el siglo XVIII ya tenemos la filosofía moderna. Descartes y Spinoza reinventan conceptos para un mundo unificado (el lenguaje y la religión ya no son únicos, aunque sigan escribiendo en latín).

Así, las mujeres son hijas de la Modernidad, porque es cuando hay libertad.

En toda etapa del feminismo hay grandes puntos de referencia: un discurso teórico, una conceptología del presente, una agenda y un grupo comprometido.

Por ejemplo. El primer discurso teórico del feminismo es cartesiano. Descartes habla del bon sens; la vieja sabiduría no tiene sabiduría en sí, hay que volver a usar el buen sentido, que ha escrito las cosas para que las entiendan las mujeres.

El primer texto es de Poulain De la Barre, discípulo de Descartes. Para Poulain, l’esprit n’a pas de sexe. La inteligencia, el ingenio, la capacidad, no tienen sexo.

Por tanto, la primera ola del feminismo es la del feminismo ilustrado. Abarcaría desde 1673 (Poulain De la Barre) hasta la Vindicación de los derechos de la mujer de Mary Wollstonecraft, en 1792. Serían aproximadamente 120 años. En esos 120 años hay una gran cantidad de defensas y ataques, pues el siglo ilustrado cultiva la polémica.

En cuanto a la agenda del s XVIII es pequeñísima. Se trata de lograr pequeños cambios: a) el matrimonio por consentimiento; que las niñas no sean forzadas (recordemos la obra “El sí de las niñas” de Moratinos); b) que las mujeres puedan tener educación. Mme Chatellet, novia de Voltaire, hace conocer en Europa la física de Newton. Es una aristócrata que proclama que ya que a las mujeres se les quitan los honores y los empleos, al menos que les dejen el saber (para las mujeres de las clases altas, claro).

Moliere estaba de acuerdo con la agenda del matrimonio por consentimiento, pero no con que las mujeres tuvieran educación.

Los moralistas dicen que la vindicación esconde algo muy turbio. Cualquier cambio respecto a las mujeres hará que caigan en la inmoralidad. Incluso se quejan del matrimonio por inclinación.

Sólo una pequeña élite ilustrada defiende la agenda. Y con polémica. Rousseau está en contra, como se ve en El Emilio, en la parte que se dedica a La educación de Sofía.

Mary Wollstonecraft es una rousseauniana que reacciona contra ese interés por mantener un feminismo injusto.

La primera legislación con intención ilustrada para todos, sin distinciones por gremios, es la napoleónica; pero los códigos napoleónicos perpetúan en lo civil y en lo penal la minoría de edad de las mujeres (curiosamente, lo que Poulain De la Barre denunciaba que ocurría, que las mujeres eran como menores de edad).

La segunda ola feminista abarca de 1848 a 1948.

En 1848 tenemos la Revolución del 48, el Manifiesto Comunista, la Declaración norteamericana contra la esclavitud y la trata: un manifiesto donde se pide que las mujeres tengan plenitud de derechos sociales y educativos, y el sagrado derecho de voto (curiosamente, este último fue el punto más discutido en las votaciones de la agenda, pero es el que dio lugar al movimiento sufragista como tal).

El sufragismo dura 100 años. Nace en Estados Unidos e Inglaterra. Nace de las personas que han luchado contra la esclavitud. Olimpia de Gouges, que fue guillotinada por su Declaración de derechos de la mujer y ciudadana en la Revolución francesa, también escribió contra la esclavitud.

Estos ingleses y norteamericanos intentan interrumpir la trata de esclavos. Que sólo sean esclavos los que han nacido de esclavos. Las ligas antiesclavistas vienen mucho a Europa. Muchas son cuáqueras y reverendas.

John Stuart Mill y su mujer Harriet Taylor Mill escriben La sujeción de la mujer. Mill es el primero que presenta una iniciativa en el Parlamento para que las mujeres voten, en 1860, y los demás se le ríen.

Antes que del voto, el sufragismo prefiere luchar por la educación y los derechos civiles: que puedan comprar, que tengan la patria potestad… (en España, hasta los años 60, el padre podía dar los hijos en adopción sin el consentimiento de la madre).

En el siglo XIX el magisterio y la enfermería se abren a las mujeres. Al menos, proporcionan una fuente autónoma de ingresos. La otra opción es permanecer solteras (una soltería de hierro, si la mujer se salta el orden y se educa).

Los derechos educativos se van consiguiendo en el siglo XIX, por ejemplo la educación elemental.

La educación superior sólo se argumenta por excepción. Por ejemplo en la República española sólo entraron ocho. Que ya que se educan, que hagan el examen. Ya que los hacen, que puedan reclamar el título. Que se puedan colegiar. Pero sólo por excepción.

Los derechos civiles son muy difíciles de conseguir; por eso el movimiento se convierte en sufragismo. Así, estando en los Parlamentos, podrán reformar las leyes. Desde 1890 hasta que se consigue. Incluso tras la primera guerra, Benedicto XV es sufragista; poco a podo se va obteniendo.

La primera vez en Inglaterra, las mujeres de 30 años (los hombres a los 21). Esto es porque tras la primera guerra las mujeres entran en el sistema fabril y la administración, son las que han mantenido el sistema hasta la victoria. En España y otros países, entre 1920 y 1950. En algunos cantones suizos las mujeres no tienen derecho al voto hasta 1972.

En 1848 se hace la Declaración Universal de los derechos humanos. Eleanor Rooselvet obliga a hacerla, apoyándose en las ligas femeninas de Estados Unidos y en los países de Centroamérica.

Todas las Constituciones de hecho, tras 1848, incorporan muchos de los derechos de la Declaración Universal.

Esta ha sido la agenda más fuerte del feminismo, y eso permite que las actuales mujeres estén donde están.

Tras la primera guerra mundial, lo que cambia es la moda de las mujeres. Hay un nuevo vestuario. Falda corta, pelo corto, brazo desnudo… es la moda charlestón. Se deja el corsé. Hay zapato bajo. Hay una presentación libre del cuerpo femenino. Es la capacidad difusiva del sufragismo mediante el atuendo.

La tercera ola de feminismo es ya en el 68. En los años 50 hay un impasse, se vuelve al modelo doméstico tradicional.

Es la revolución del 68, Freud, el marxismo, la contracultura, Simone de Beauvoir, Betty Friedan… Es la primera vez que las mujeres entran en la Universidad (el 30%).

La agenda de la tercera ola son primero los derechos sexuales reproductivos. Y en los años 80 aparecen los conteros: contar dónde no hay mujeres y no hay explicación para ello. En los años 90, es el llamado techo de cristal. Y se hacen acciones positivas. Ahora se habla de agenda de la paridad, ya no de discriminación positiva.

En la Universidad española hay un 58% de mujeres y un 42% de hombres. En cuanto a egresados, el 64% son mujeres y el 36% hombres. A este paso, en dos cohortes de población, habrá mucha más formación femenina que masculina.

En cambio, hay lugares sin paridad. Así, en el poder público político; de ahí la ley de igualdad. En los consejos de administración tampoco hay paridad.

En cuanto a los tramos de empleo bajos, el porcentaje de mujeres es el 60%, en los medios del 30%, y en la superior el 3%.

En cuanto al conteo en los sistemas del saber/poder, las mujeres representan el 60%, pero en los puestos medios sólo alcanzan el 30% y las catedráticas sólo son el 8%. Entran en el campo de la creatividad, en el arte, en la composición, en el cine, pero a título de excepción.

En los medios de comunicación, no hay directoras mujeres… En la religión, tampoco hay mujeres.

Es decir, hay muchos ámbitos de exclusión. Así, en estos lugares aún queda mucho espacio para la agenda de la paridad.

En cuanto a la gente comprometida, hay mucha, pero cada una en su sector. Hay una autoconciencia de sexo de las mujeres para ir obteniendo cosas.

Como decía Clara Campoamor, cualquier mujer que hace algo que aún no ha sido hecho, hay que proponerse el feminismo.

Sin embargo, en el contexto de la globalización, las agendas del planeta no están abiertas por la misma página. Hay lugares del planeta donde la agenda aún es que no las casen, que puedan ejercer profesiones, que tengan paridad en puestos gerenciales…

En nuestra sociedad hay una agenda común pendiente: la violencia, el empleo (para mantener la libertad), la trata de prostitución planetaria…

Las mujeres están colocadas en la fractura del choque de civilizaciones, en el estatuto que se acuerda conceder a la mujer (no por el asunto de la religión).

De hecho, muchas transacciones se hacen con las mujeres. En el patriarcado, las mujeres son objeto transaccional. Por ejemplo hoy en día en Afganistán a propósito de la sharia. O en la misma transición española, con la pornografía para atemperar la transición política. O en la frontera entre Pakistán y la India, se transige que hagan lo que quieran con las mujeres.

Posted in Feminismo | Leave a Comment »

El poder del lenguaje en la teoría feminista de Judith Butler

Posted by Arman García (Administrador) en 5 noviembre 2009

El 30 de Octubre, la Dra. Elvira Burgos dio una conferencia sobre Judith Butler de la que Juan y yo salimos realmente epatados. Epatados por 1. la contextualización sobria de la problemática a abordar 2. la presentación sintética de uno de los puntos clave del pensamiento de Butler (el poder del lenguaje) 3. se evitó el uso de una jerga filosófica hardcore   4. y todo eso se hizo en apenas una hora.

El Dr. José Angel García Landa, del departamento de Filología Inglesa y Alemana, ofrece en su blog una transcripción de la conferencia: http://vanityfea.blogspot.com/2009/10/judith-butler-lenguaje-sexismo-y.html

PD: la transcripción nos viene recomendada por la propia Dra. Burgos.

Posted in Feminismo | 2 Comments »

Tontos y tontas en la Universidad de Zaragoza

Posted by Juan Ferrés (Administrador) en 23 agosto 2009

Hace algún tiempo que no compraba el Heraldo de Aragón un domingo por la mañana. Viene con su sumplemento dominical como ya es exigencia en cualquier periódico que se precie. Antes disfrutaba mucho leyéndolo todos los fines de semana con los artículos de Arturo Pérez-Reverte, Eduardo Punset, y algunos días incluso Paulo Coelho o Juan Manuel de Prada. Al final terminó por cansarme y ahora disfruto mucho más del suplemento Babelia que se entrega los sábados junto con El País.

Grande ha sido mi sorpresa al regresar cual hijo prodigo al periódico que abandoné  en mis domingos, y encontrarme al señor Pérez-Reverte -perseverando en su intento de reinventar a la española el fino humor del dandy Oscar Wilde-  dirigiendo unas líneas muy especiales a la UZ y en particular a la cátedra sobre Igualdad de Género. Es por virtud de la campaña “Nombrar en femenino es posible. Inténtalo!” (hay muchos carteles por la facultad que todos hemos visto) que ha tenido a bien elevarnos al honorable título de “tontos (y tontas) de pata negra”. Este insigne nombramiento no es poca cosa recibirlo en un país como el nuestro con tanta tradición y culto a l@s tont@s. Pero en esta ocasión está plenamente justificado porque con esta campaña aseguramos la supervivencia de l@s tont@s también entre las paredes de la universidad, donde estos animalillos que son l@s tont@s se encontraban en peligro de extinción.

Os dejo el link al artículo para que os regocijéis con el impacto que tiene el humilde trabajo de nuestras instituciones en las más finas plumas y  elevadas instancias de la literatura española actual.

Posted in Debates, Feminismo | 8 Comments »

Beatriz Preciado

Posted by forseti4y9 en 14 mayo 2009

No hay nada que desvelar en la naturaleza, no hay un secreto escondido. Vivimos en la hipermodernidad punk: ya no se trata de revelar la verdad oculta de la naturaleza, sino que es necesario explicitar los procesos culturales, políticos, técnicos a través de los cuales el cuerpo como artefacto adquiere estatuto natural. El oncomouse, ratón de laboratorio diseñado biotecnológicamente para ser portador de un gen cancerígeno, se come a Heiddegger. Buffy, la televisual vampira mutante, se come a Simone de Beauvoir. El dildo, paradigma de toda prótesis de teleproducción de placer, se come la polla de Rocco Siffredi. No hay nada que desvelar en el sexo ni en la identidad sexual, no hay ningún secreto escondido. La verdad del sexo no es desvelamiento, es sex design. (…)

http://www.beatrizpreciado.com/index.htm
http://www.elciudadano.cl/2009/05/13/farmacopornografia/

Posted in Debates, Feminismo | 2 Comments »